Page 38

REVISTA DE INGENIERÍA 45 / Enero-Junio 2017

36 Carol Andrea Murillo | Revista de Ingeniería, nº 45, 2017, pp. 32-38 La documentación y material técnico que ha sido desarrollado por entidades del gobierno, universidades y asociaciones, quedan archivados sin que hayan sido socializados, perdiéndose así información valiosa que puede ayudar en la generación y apropiación del conocimiento. Adicionalmente, existen regiones donde no se cuenta con laboratorios de suelos, equipos de perforación o empresas de ingeniería, lo cual impide el desarrollo o incrementa los costos de las fases de exploración. En algunas regiones la particularidad de los suelos y de las condiciones específicas del proyecto no son consideradas y pueden generar errores de interpretación graves, que desencadenan en diseños defectuosos. Incentivar y desarrollar la capacidad técnicas en las fases de estudios, diseños, construcción y mantenimiento será otro gran reto que se deberá asumir. El gobierno nacional ha venido trabajando en la elaboración de proyectos-tipo que tienen como objetivo establecer los lineamientos que deben tener los estudios y diseños de los tramos a intervenir. Es importante resaltar que no se debe confundir proyectos-tipo con diseño-tipo, de lo contrario se estarían imponiendo diseños que no consideran los aspectos particulares de cada región y tramo en particular. En Ingeniería Civil cada proyecto es único, por lo que no hay proyectos ni diseños hechos a la medida ni tampoco estándares. De ser así, no tendría sentido seguir formando estudiantes que solo se limiten a aplicar tablas y códigos normalizados. Los ingenieros civiles deben consolidar la capacidad técnica en las regiones, motivados por políticas a nivel regional y municipal. Capacitación de mano de obra no calificada Las alternativas de diseño que se propongan deberán satisfacer los requerimientos técnicos y la sostenibilidad ambiental. Así mismo, deberán ser proyectos cuya construcción permita la participación de las comunidades, promoviendo la generación de empleos en el campo, la capacitación de mano de obra no calificada y la reinserción social de ex integrantes de grupos armados. La comunidad deberá apoyar no solo las actividades de construcción sino también las de mantenimiento, generando apropiación del patrimonio y del conocimiento, lo cual redundará en espacios de paz e impulsará el desarrollo económico de las regiones. Es en este punto donde las Universidades y el SENA deberán ser actores principales en las regiones, transmitiendo y generando conocimiento local en todo el territorio Nacional. Figura 5. Caracterización mecánica de suelos estabilizados (Izq.) - Laboratorio de Geotecnia, Universidad Nacional de Colombia (Der.)


REVISTA DE INGENIERÍA 45 / Enero-Junio 2017
To see the actual publication please follow the link above