Page 17

REVISTA DE INGENIERÍA 45 / Enero-Junio 2017

15 Universidad de los Andes, Bogotá D.C., Colombia. el comportamiento del pavimento y su calidad a largo plazo (i.e. disminución del riesgo del proyecto). A manera de ejemplo, la siguiente sección describe algunas experiencias de investigación realizadas en la Universidad de los Andes sobre materiales no-convencionales que podrían ser empleados en la construcción de vías terciarias. Estos estudios tienen como característica común la identificación y evaluación de las propiedades de materiales locales de una región para su uso en pavimentos, con el objetivo de ofrecer alternativas costo-efectivas para la construcción de vías terciarias de alta calidad. Experiencias de investigación en uniandes en materiales para vías terciarias Dentro de las investigaciones relacionadas con temas de infraestructura vial, la Universidad de los Andes, a través del grupo de Geomateriales y Sistemas de Infraestructura (GeoSI) del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental, ha realizado varios proyectos relacionados con la caracterización de materiales convencionales y no convencionales para el empleo en vías terciarias. En el contexto de estos proyectos, se entiende como “caracterización de materiales” la ejecución de diversos tipos de ensayos de laboratorio y/o de campo que permiten cuantificar las propiedades fundamentales de los mismos (físicas, químicas y mecánicas), así como su desempeño esperado en campo. Algunos de estos trabajos se remontan al año 2000, en donde como parte del programa del gobierno ‘Vías para la Paz’, se estudiaron los suelos existentes en varias regiones del país, se propusieron alternativas de mejoramiento de dichos suelos y se presentaron posibilidades para la conformación de estructuras de pavimento para vías terciarias. En años más recientes, el grupo de investigación realizó dos proyectos relacionados con este tema, uno de los cuales incluyó la evaluación de una arena-asfalto natural de una mina ubicada en el Departamento de Caldas para su empleo en carreteras y el otro, realizado en conjunto con la Universidad Nacional de Colombia, se enfocó en identificar, caracterizar y modificar materiales locales que podrían ser empleados en la construcción de vías terciarias en el Departamento de Vichada. A continuación se presenta una breve reseña de estos dos proyectos. Caracterización de una arena-asfalto natural Los asfaltos naturales reciben comúnmente los nombres de Material Pétreo Impregnado con Asfalto (MAPIA) o “asfaltitas”. En general, este material es una combinación de agregados pétreos de diferentes tamaños (e.g. arenas o gravas) que se encuentran impregnados de ligante asfáltico que ha sido destilado de forma natural. Se estima que en el país hay por lo menos 26 minas de estos materiales, la mayoría de ellas ubicadas en los Departamentos de Boyacá, Caldas, Caquetá, Cesar, Cundinamarca, Santander y Tolima. De este total, se tiene conocimiento de que al menos 5 de ellas se encuentran actualmente en explotación. La cantidad y calidad de asfalto presente en el material, así como los tamaños y propiedades de las partículas de agregados pétreos, cambian dentro de una misma mina en función de su ubicación (e.g. material obtenido a mayores profundidades tiende a presentar mayores cantidades de ligante) y, como es de esperarse, cambian radicalmente entre las diferentes minas. De acuerdo con una reseña histórica sobre el empleo de asfaltos naturales en el país realizado en el año 2009 por Calderón (2009), la aplicación de estos materiales en la construcción de pavimentos para carreteras en Colombia se remonta al año 1928, en donde el geólogo Emil Grosses realizó un estudio preliminar sobre los yacimientos de asfalto en la región central de Boyacá. Estudios similares fueron realizados de forma intermitente en otras regiones durante los siguientes 40 años, lo que permitió que, por ejemplo, en el año 1968 el material de MAPIA de un yacimiento en el Departamento de Caquetá estuviera bien caracterizado y fuera empleado en la construcción de carreteras en esta región del país. En el Departamento de Caldas, por su parte, el hallazgo del asfalto natural se remonta desde la época en la cual se construía la carretera Dorada – Sonsón en la segunda mitad del siglo pasado, aunque en la fecha se desconocía el adecuado uso del material. En la década de 1990, durante la construcción del proyecto Hidroeléctrico Miel I, se reanudaron los estudios sobre este material tipo MAPIA. Dichos estudios permitieron determinar los parámetros requeridos para el empleo de este yacimiento en el mejoramiento de las vías internas del proyecto, las carreteras intermunicipales cercanas y los accesos viales. Esta mina se conoce en la actualidad con


REVISTA DE INGENIERÍA 45 / Enero-Junio 2017
To see the actual publication please follow the link above